Crianza

13:05


Hace nueve años fui madre, considero a mis hija Adriana Alma como el gran revulsivo de mi vida. Si nos sumergimos en la maternidad, en los ritmos de los niños, en su mundo, empatizamos y nos abrimos a ellos, nuestra vida da un vuelco. Nada es igual cuando un niño, una niña, llega a nuestras vidas.

Si eres madre, si eres padre, no sé si has notado alguna vez la sensación de sentirte abrumada/o. Algunas situaciones nos desbordan, el cansancio se acumula día a día y percibimos que nuestras antiguas vidas, previas a la maternidad, han quedado en suspenso. Todos nos hemos sentido así en más de una ocasión: abrumados, agotados, desbordados.

Al devenir madres, padres, todos adquirimos una enorme responsabilidad, la de acompañar a nuestros hijos en su desarrollo, en su maduración, desde su más tierna infancia, hasta su edad adulta. Durante todos estos largos años en los que transcurre la infancia y la adolescencia de nuestros hijos son muchas las dudas que se nos plantean y son muchas las incertidumbres que se nos presentan y nos presentan:

¿Lo estaré haciendo bien? ¿Qué tipo de crianza debo hacer? ¿Parto Natural? ¿Lactancia Materna? ¿Colecho? ¿Límites? ¿Pañales? ¿Comida? ¿Educación? ¿Comunicación? Etc.

Sobre todos estos temas y otros muchos, llevo reflexionando, escribiendo y compartiendo largos años. Si algo he sacado en claro es que la información veraz y sin sesgos es fundamental pata tomar las decisiones adecuadas a nuestras circunstancias y a las de nuestros hijos.

Sin prejuicios, sin juicios, abordo todo estos temas desde el respeto hacia las necesidades fisiológicas y emocionales del bebé, del niño, a sus ritmos particulares, también, desde el respeto a la particular idiosincrasia de cada maternidad, de cada paternidad, de cada unidad familiar.

No existen dos familias iguales, no debemos imponer normas rígidas e inamovibles de crianza. Las familias, deben poder buscar libremente, sin presiones externas, su propio equilibrio. Un equilibrio basado en el bienestar de todos los miembros y el respeto mutuo.

© Elena Mayorga Toledano. Ilustración de la portada realizada por Rocío Araya Gutiérrez. Con la tecnología de Blogger.